Cuando me propongo crear un Taller para un grupo o me comprometo a establecer un calendario de clases privadas, lo considero un regalo de la Fortuna para el que voy a trabajar desde el rigor, la libertad y un amor incondicional por el Teatro y sus familiares: la Danza , la Música y todas las Artes que en su seno se complementan. 

 

Nuestros encuentros comienzan con un entrenamiento que concluirá en una puesta en escena o en el trabajo delicado y preciso de escenas particulares: a través de la conciencia del ser, el vehículo del Juego y la conexión con nuestra naturaleza creativa cerramos el proceso con un preciado presente que entregar al público, destinado para nuestro y su disfrute.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Amalia Rodriguez Hornero